incumplimiento de régimen de visitas

El Incumplimiento del Régimen de Visitas

El régimen de visitas es un derecho y una responsabilidad que recae sobre ambos progenitores, permitiéndoles relacionarse y comunicarse con sus hijos. Este derecho se establece en la Sentencia de separación o divorcio, otorgándose al progenitor no custodio e incluso en casos de custodia compartida.

En este artículo, analizaremos los aspectos legales vinculados al incumplimiento del régimen de visitas, resaltando las herramientas disponibles para abordar esta situación.

¿Dónde se regula el Régimen de Visitas?

El régimen de visitas está regulado en el artículo 94 del Código Civil, que establece:

“La autoridad judicial determinará el tiempo, modo y lugar en que el progenitor que no tenga consigo a los hijos menores podrá ejercitar el derecho de visitarlos, comunicar con ellos y tenerlos en su compañía.

Respecto de los hijos con discapacidad mayores de edad o emancipados que precisen apoyo para tomar la decisión, el progenitor que no los tenga en su compañía podrá solicitar, en el mismo procedimiento de nulidad, separación o divorcio, que se establezca el modo en que se ejercitará el derecho previsto en el párrafo anterior.

La autoridad judicial adoptará la resolución prevista en los párrafos anteriores, previa audiencia del hijo y del Ministerio Fiscal. Así mismo, la autoridad judicial podrá limitar o suspender los derechos previstos en los párrafos anteriores si se dieran circunstancias relevantes que así lo aconsejen o se incumplieran grave o reiteradamente los deberes impuestos por la resolución judicial.”

Este régimen de visitas se establece en la resolución judicial, ya sea en la sentencia de divorcio o en el convenio regulador, y se fundamenta en el principio del interés superior del menor, garantizando su contacto continuo con ambos progenitores.

¿Cuáles son los motivos habituales para el incumplimiento del Régimen de visitas?

Los motivos habituales para el incumplimiento del régimen de visitas, reconocido en una resolución judicial, pueden atribuirse tanto al progenitor que tiene la guarda y custodia del menor como al progenitor no custodio.

INCUMPLIMIENTO DEL RÉGIMEN DE VISITAS POR PARTE DEL PROGENITOR QUE OSTENTA LA CUSTODIA

En estos casos, el progenitor con la custodia, generalmente la madre, suele interferir significativamente en el adecuado funcionamiento del régimen, obstaculizando los derechos del progenitor no custodio a relacionarse con el hijo en común.

Estas negativas e impedimentos suelen basarse en:

  • La falta de pago de la pensión alimenticia correspondiente.
  • Relaciones tensas con el progenitor no custodio o su nueva pareja.
  • Resistencia por parte del menor a pasar tiempo con su padre.
  • Negativas injustificadas o ausencias sin motivo aparente.

INCUMPLIMIENTO DEL RÉGIMEN DE VISITAS POR PARTE DEL PROGENITOR NO CUSTODIO

El incumplimiento del régimen de visitas por parte del progenitor no custodio se justifica de diversas maneras:

  • Dificultades para conciliar el trabajo con el régimen de visitas establecido.
  • Relaciones conflictivas con el progenitor custodio y su nueva pareja.

Sin embargo, conforme al artículo 160.2 del Código Civil, estas razones no son suficientes para negar las relaciones entre padres e hijos sin una justa causa.

¿Qué debo hacer ante un incumplimiento del Régimen de Visitas?

Ante un incumplimiento del régimen de visitas, ya sea por parte del progenitor custodio o del no custodio, se sugiere seguir estos pasos:

  1. Intento de acuerdo extrajudicial: Es fundamental buscar una solución amistosa entre ambas partes en beneficio de los hijos. Se recomienda documentar cualquier acuerdo en un documento escrito para evitar malentendidos.
  2. Demanda de ejecución de resolución judicial: Si no se logra resolver la situación de manera amistosa, el progenitor afectado puede interponer una demanda de ejecución de la sentencia ante el tribunal correspondiente.

¿En qué consiste la demanda de ejecución de la resolución judicial?

La demanda de ejecución de la resolución judicial se presenta a través del abogado del progenitor afectado. En esta demanda se detallan los incumplimientos del otro progenitor, respaldados por pruebas como mensajes de WhatsApp, correos electrónicos o testigos.

Una vez admitida la demanda, el Juez requiere al progenitor incumplidor para que cumpla con el régimen de visitas establecido en la sentencia de divorcio o convenio regulador. Si no se justifica el incumplimiento, el Juez puede imponer sanciones o medidas coercitivas para garantizar el cumplimiento del régimen de visitas.

¿Qué Ocurre si continúa incumpliéndose el Régimen de visitas?

Si el progenitor continúa incumpliendo el régimen de visitas, la ley contempla dos consecuencias:

Primero, se pueden imponer multas coercitivas, sanciones económicas establecidas en el artículo 776.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, si persiste en el incumplimiento.

Segundo, si el incumplimiento es grave y persistente, el tribunal puede modificar el régimen de custodia y visitas, priorizando el interés superior del menor según el artículo 776.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

¿El incumplimiento del Régimen de visitas tiene consecuencias penales?


El incumplimiento del régimen de visitas puede tener consecuencias penales. Aunque la vía civil suele ser la primera opción para resolver estos conflictos, el Código Penal, en su artículo 556, contempla el delito de desobediencia a la autoridad judicial para castigar este tipo de incumplimientos.

Sin embargo, la jurisdicción penal solo se activa en casos de incumplimientos reiterados, persistentes e insistentes, y cuando las medidas civiles resultan insuficientes para resolver la situación.

Es importante recordar que el Derecho Penal actúa de manera subsidiaria, es decir, solo se recurre a él cuando los recursos civiles no son efectivos para resolver el conflicto.

En conclusión, el régimen de visitas es un derecho y un deber que deben cumplir ambos progenitores. Sin embargo, en la práctica, pueden surgir incumplimientos tanto por parte del progenitor custodio como del no custodio, lo que afecta negativamente a la relación del menor con ambos padres.

Para resolver estas situaciones conflictivas, existen herramientas legales como la demanda de ejecución de resolución judicial. Si necesitas asesoramiento legal personalizado para abordar este tipo de situaciones, en nuestro despacho, Muñoz y Quesada – Abogados de Familia, estaremos encantados de ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mensaje enviado correctamente,
en breves nos pondremos en contacto.